KAZBEK Hotel Boutique De Lujo En Dubronik

Situada en la parte croata de la costa del Adriático y con más de mil años de historia, la ciudad de Dubrovnik es un tesoro lleno de cultura e historia, de luminosidad y de vida.

Protegida del mar por su centenaria muralla, al pie de una rocosa montaña grisácea, es el más popular destino turístico de Croacia, y no es difícil adivinar por qué. Una localidad con esencia medieval reformada por completo con claros tintes barrocos después del terremoto de 1667, el centro histórico de la ciudad parece haberse detenido en el tiempo, inalterable desde entonces. Un conjunto único de iglesias y edificios públicos se mezclan a la perfección con casas de piedra de persianas verdes, formando una composición perfecta que se mantiene inalterada en el siglo XXI.

Fuera de los muros de la ciudad, los barrios de Dubrovnik rebosan elegancia mediterránea: los jardines son una explosión de color llenos de buganvillas y adelfas donde los árboles se cargan de dulces frutos como higos, limones, naranjas y melocotones.

Como Ciudad-República, fue junto con Venecia uno de los centros culturales y económicos más importantes del Mediterráneo. Debido a la gran fama de la que goza en tiempos más recientes, Dubrovnik ha acogido modernos eventos culturales y turísticos como festivales de verano, espectáculos musicales y teatrales.


Kazbek, Hotel Boutique de lujo en Dubrovnik

Bañado por el azul brillante del Mediterráneo, con tan sólo 12 habitaciones superiores y una suite de lujo, en Kazbek se respira encanto y sofisticación. Este lujoso hotel de 5 estrellas se encuentra en una de las propiedades monumentales mejor situadas en los alrededores de Dubrovnik.

.

La historia de Villa Kazbek es tan rica y tan compleja como la historia de la ciudad medieval en la que se encuentra. Es una historia llena de gloria y olvido, de orgullo y saqueos, un verdadero Fénix que resurge de sus cenizas.

Originalmente construida en 1573 por la familia de nobles Zamanja, comenzó siendo una residencia de verano, un lugar pensado para la tranquilidad y la relajación, pero la historia le deparaba otros planes y la propiedad se vio envuelta en varias épocas violentas.

En 1806 fue quemada y saqueada, dejando en pie únicamente la estructura del edificio. Más tarde, durante la Segunda Guerra Mundial, el edificio fue ocupado y utilizado como un centro penitenciario para prisioneros de guerra.

Durante los años más turbulentos después de la guerra, el castillo fue confiscado y utilizado con distintos fines, como escuela o almacén, por lo que la villa fue duramente dañada despojándole de algunos de sus rasgos más valiosos y atenuando su antiguo resplandor. Cuando Croacia se convirtió en un estado independiente, Kazbek fue devuelto a su propietario original, pero tras largos años de mal mantenimiento se encontraba en unas condiciones terribles. La propiedad cambió de manos varias veces hasta que finalmente fue adquirida por los actuales propietarios, que cuidadosamente le han devuelto su antiguo brillo y elegancia. Kazbek conjuga ahora con armonía la belleza refinada de la elegancia histórica  con el confort y el lujo moderno.

La impresionante villa está situada en la bahía de Gruz a sólo tres kilómetros del centro histórico de Dubrovnik declarado por la UNESCO patrimonio de la Humanidad.

Kazbek cuenta  con un puerto que puede ser disfrutado no solo por los amantes de la navegación, sino también por aquellos que deseen explorar las numerosas islas próximas a Dubrovnik. Si las paredes pudieran hablar, éstas podrían contar innumerables historias. Este es el pensamiento que te inunda cuando recorres las habitaciones del hotel Kazbek, cada una de ellas cuidadas como una  obra de arte concediéndole su propio lugar en la historia de la casa.

.

Cada estancia ha sido cuidadosamente decorada y amueblada de forma individual para dotarla de un aire único, incluso cada habitación cuenta con su propio escudo de armas, rescatado de los antepasados de la propiedad.

Detalles arquitectónicos como techos con vigas de madera a la vista y tragaluces, hacen estas habitaciones elegantes y atemporales. Cada pieza de decoración y mobiliario han sido diseñados y construidos a mano con el fin de alcanzar la verdadera esencia de la nobleza del antiguo Dubrovnik.

Kazbek cuenta además con piscina climatizada al aire libre con jacuzzi, sauna, una increíble terraza-restaurantes con vistas a la ciudad y una biblioteca que pone a disposición de sus huéspedes.

En el puerto deportivo en frente del hotel boutique en Dubrovnik se encuentra la lancha rápida (10 personas + tripulación), disponible para las traslados privados y para realizar excursiones a las islas cercanas.

La gastronomía croata es rica y heterogénea y refleja la influencia de diversas culturas con diferentes características dependiendo de la región, cada una de ellas con su tradición culinaria propia.

En Kazbek se presentan con orgullo platos en los que se utilizan los más frescos y mejores ingredientes producidos, por supuesto, a nivel local.

También podría gustarte Más del autor