Mayo 2020

A todos los que recibís la revista quisiéramos desearos que os encontréis bien de salud al igual que vuestras familias. A los que habéis perdido un ser querido, amigo o familiar sólo podemos transmitiros nuestro más sincero pésame y mayor condolencia. 

Desde 1918 no teníamos una pandemia de este tipo, afectando a todo tipo de áreas geográficas, independientemente de su situación económica, social o política,  lo que está provocando importantes cambios en el mercado global. Ante esta situación los gobiernos están desarrollando respuestas simétricas, a través de las cuales están siendo capaces de contener las crisis, en mayor o menor medida o celeridad.

En el caso de España, como en todo el sur de Europa, el impacto de la crisis sobre el turismo será mayor respecto a los países centro-europeos o nórdicos, donde su peso es sensiblemente menor. En países como España, Portugal, Grecia o Italia, este sector venía a representar una media del 8 al 15% del PIB. La recuperación durante este año parece difícil y seguramente no se normalice hasta el inicio de la temporada siguiente, según vayamos teniendo tratamientos o protocolos para poder incorporar la normalidad social. 

Otro sector gravemente dañado es el Retail, siendo su incidencia mayor en el de Centro Comercial que el de calle, ya que el primero tiene medidas más exhaustivas de distanciamiento social. El efecto será mayor para aquellos que no tengan capacidad de hacer venta online o tengan tiendas propias de calle. Seguramente se tardará entre 6 y 12 meses en poder volver a la normalidad.

En los próximos meses se prevé un incremento de subvención al capital de inversión por parte de la Unión Europea, ya sea vía capital o vía deuda, de modo que se pueda reactivar la creación de empleo de forma directa o indirecta. Esperemos que esta vez las pequeñas y medianas empresas tengan mayor acceso al capital y permitan una política más efectiva, ya que son las que, proporcionalmente, generan más empleo.

Parece que se van a abrir oportunidades de inversión. En los últimos 5 años la inversión ha sido fundamentalmente capital extranjero, pero teniendo en cuenta el impacto de esta crisis a nivel global, las oportunidades se centralizarán en los países de origen. En la medida que los gobiernos sean capaces de establecer políticas e incentivos fiscales para las compañías y patrimonios locales, podrá sustituirse parcial o totalmente la aportación extranjera con capital propio y ahorro destinados a inversión inmobiliaria.

Respecto a la actividad de Real Estate entendemos que las políticas, sobre todo las del sur de Europa, van a ir encaminadas a compensar la destrucción de empleo con la activación de la construcción y la agricultura, ya sea mediante subvenciones, a través de impuestos o incentivos a la compra de la vivienda. Esta canalización al sector privado debería producirse con estímulos fiscales o bien complementando sueldos a través de ayudas económicas para los parados que se reincorporen a cualquiera de estas dos actividades, así como la revisión del modelo tributario de las compañías de construcción, promotoras, suelo, etc., por lo menos en un periodo transitorio de 18 a 24 meses, para que la economía sea capaz de reactivarse desde ahí.

En este número hacemos una reflexión de cómo va a cambiar nuestra vida y rutina después del Covid-19. Podemos empezar con un paseo en el nuevo Mercedes EQC, un modelo totalmente eléctrico, en sintonía con las tendencias actuales de sostenibilidad. Y si queréis ir a la última, ¿qué os parece la tendencia Vichy con un estampado en blanco y negro? Tampoco os perdáis nuestros artículos de negocio, con interesantes reportajes en inmobiliaria y sobre cómo establecer pautas que os ayuden a tomar las mejores decisiones para lograr una buena organización.

Juan Carlos Smith

También podría gustarte Más del autor