¿Cómo aprender del éxito empresarial?

Kodak, Yahoo!, Polaroid, Blackberry son algunos ejemplos de compañías que en un pasado reciente han sido consideradas insuperables y que actualmente o han desaparecido o tienen una presencia casi irrelevante en sus respectivos mercados.

Falta de capacidad de adaptarse a cambios del modelo de negocio y/o reducción de inversión en innovación son muchas veces mencionados como las principales causas para el fracaso de estas empresas, a lo cual las englobamos en la falta de capacidad de aprender con los éxitos.

Aprender de los fracasos es algo bastante internalizado entre nosotros, pero aprender con los éxitos es tan o más importante y muchas veces olvidado en el foro empresarial.

Muchas de las empresas fallan en aprender por sus éxitos básicamente por 3 factores:

Errores en el diagnóstico: no tener una disciplina de medir los KPIs y no analizar al detalle los resultados, llevará a que la compañía no sepa realmente cuales fueron los factores de éxito, haciendo que la toma de decisión sea bastante más realizada por la intuición que por la razón.

Exceso de autoconfianza: creo que todos los ejecutivos han basado parte de sus decisiones en su intuición basados en su experiencia profesional. El exceso de confianza puede llevar a que se consi-deren mejores tomadores de decisiones que son en realidad, llevando a tomar varios riesgos muchos de ellos con un impacto significativo para la compañía.

No preguntar el porqué: el porqué es utilizado en el fracaso, pero casi nunca en el éxito. Si no llegamos a un resultado, invertimos horas sin fin para llegar a la conclusión, fue el producto, la falta de conocimiento del cliente, agresividad del mercado. En el caso del éxito, el ejecutivo lo asume como suyo y que el resultado fue de sus acciones.

Como gestores de capital riesgo, nuestro objetivo es degenerar plusvalías en las inversiones que realizamos. De nuestra experiencia, podemos indicar un proceso con      5 pasos que podrían ser importantes para aprender con el éxito

1. Medir los resultados:

  • Obtener los datos y basar el diagnóstico y los planes de acción en el análisis de los resultados obtenidos.
  • Usar la regla 80/20 para centrar los análisis en los factores relevantes para la compañía en cuestión.

2. De una forma recurrente:

  • La medición de los resultados deberá ser constante de forma a obtener el correcto seguimiento de los resultados obtenidos.
  • La continuidad del análisis podrá permitir mejorar las fuentes de obtención de los datos.
  • 3. En el plazo correcto:
  • Tener la correcta temporalidad para medir el impacto de las acciones consideradas. Es distinto medir el impacto de una inversión de largo plazo que una acción de corto plazo.
  • 4. Ajustados a un entorno particular:
  • Intentar ajustar la medición de los resultados a los entornos específicos. Medir el impacto de un producto en una zona remota puede ser bastante distinto de una zona urbana y tendrá que ser considerado en el aprendizaje.

5. Y abierto a la posibilidad de testeo:

  • Intentar estresar algunas de las variables para ver el rango de impacto que podrán asumir en la medición de los resultados.
  • Obtener un escenario de testeo de nuevas variables o entornos competitivos.

Con estos 5 pasos, creemos que los gestores podrán implantar una disciplina en la medición de los resultados y además de crear un camino de aprendizaje con el fracaso puedan también crear las condiciones necesarias para conocer las bases del éxito.

También podría gustarte Más del autor